Warning: Use of undefined constant HTTP_USER_AGENT - assumed 'HTTP_USER_AGENT' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/arandaabogados/public_html/wp-content/themes/Divi/header.php on line 1
Criado A La Antigua, Uno De Mis Orgullos - Héctor Jaime Aranda Muñoz - Abogado Tuluá

Sí hay algo de lo que realmente me sienta orgulloso es de haber sido criado a la antigua, quizá para muchas personas puedo ser anticuado, pasado de moda, aburrido o cualquier otro calificativo similar. Pero debo confesar que a una persona como yo se le hace difícil aceptar muchas cosas que el “modernismo” ha traído porque son contrarias a las enseñanzas que tuve en mi hogar y a lo que aprendí en mis clases de urbanidad y a las reglas que en mi época contenía la “Urbanidad de Carreño”, obra que estudié con admiración.

Siempre aprendí que las personas se respetaban por edad, dignidad y gobierno, es por eso que no soy capaz de obviar la palabra “don”  o “doña” para dirigirme a las personas que contengan esas características, así como tampoco las puedo tratar de “tú”, a no ser que tenga la suficiente confianza para hacerlo.

Se me hace difícil escuchar como un muchacho de 20 años llama por su nombre a una persona que lo dobla en edad, siento algo extraño, algo que me incomoda y lo peor es que no me puedo acostumbrar, a pesar de la escena la veo casi todos los días.

Pero lo que más me aturde y que nunca podré asimilar es la forma como muchos hijos responden a sus padres, siento que un tote estalla en mis oídos cuando la respuesta es un “ah” o un “que”, siento que mis entrañas se revuelcan y que la humanidad está en decadencia.

Yo se que el problema es mío, yo se que me quedé en el pasado y que el modernismo pasó de largo por mi lado y no me enteré, pero me siento orgulloso de responderle “señor” y “señora” a mis padres, de decirle “Doña Rosa” a la señora que me ayuda en la casa.

Así que seguiré siendo anticuado, quizá criado para una época diferente a la que vivo, pero orgulloso de sentir que respeto a las personas, feliz de correrle la silla a una dama, abrirle la puerta del carro y dedicarle un bolero en vez de un reggaeton, me siento orgulloso de ser un hombre “achapado” a la antigua.

Seguramente algunas personas mayores que lean esto estarán de acuerdo y algún joven que lo haga dirá: “este cucho esta loco”, disculpas a éste último, la culpa no es de él, la culpa es mía por ser un hombre que no entró en la modernidad.