Warning: Use of undefined constant HTTP_USER_AGENT - assumed 'HTTP_USER_AGENT' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/arandaabogados/public_html/wp-content/themes/Divi/header.php on line 1
El Despido Indirecto - Héctor Jaime Aranda Muñoz - Abogado Tuluá

Una relación laboral puede terminar por varias razones, las cuales se encuentran contempladas en el artículo 61 del Código Sustantivo del Trabajo, entre ellas, el literal h) señala la decisión unilateral como una de ellas. Ahora bien, las partes intervinientes en un contrato de trabajo son el empleador y el trabajador, razón por la cual la decisión unilateral puede venir de cualquiera de las partes.

Cuando el empleador toma la decisión de terminar la relación laboral, hablamos de “despido”, el cual puede ser con justa causa o sin justa causa, debiendo pagar en este último caso la indemnización respectiva (en algunos casos puede conllevar incluso al reintegro del trabajador). Cuando la decisión proviene del trabajador, regularmente le llamamos “renuncia”, la cual debe de ser una expresión de su voluntad libre y espontánea. Sin embargo, existe una “renuncia” del trabajador que no obedece a una decisión libre, sino que por diferentes circunstancias se vio obligado a renunciar, esto es lo que se conoce con el nombre de “Despido Indirecto”.

El artículo 62 del Código Sustantivo del Trabajo contiene las justas causas para dar por terminado el vínculo laboral, señalando en su literal a) las justas causas que podrá invocar el empleador y en el literal b) las justas causas a favor del trabajador.

Significa lo anterior que no sólo el empleador se guarda la facultad de dar por terminada la relación laboral por una justa causa, toda vez que el trabajador también puede argumentar una justa causa para tomar la misma decisión, todas ellas derivadas del incumplimiento por parte del empleador, las que podrán ser estudiadas en la mencionada norma.

Un ejemplo que se presenta a menudo se da cuando el empleador no paga oportunamente los salarios, prestaciones sociales, aportes a la seguridad social, o incumpla cualquier obligación que le sea propia, en este caso el trabajador puede indicar estas situaciones para dar por terminado el contrato de trabajo aduciendo que las causas son imputables al empleador, lo que conlleva a una renuncia con justa causa, es decir, a un despido indirecto.

Ahora bien, ¿cuál es la diferencia entre una renuncia voluntaria y una renuncia por despido indirecto?, la respuesta es fácil y tiene mucha lógica, en la renuncia voluntaria, por tratarse de una decisión libre del trabajador no conlleva al pago de indemnización. Por el contrario, el despido indirecto, por tratarse de una decisión que debió tomar el trabajador por el incumplimiento de las obligaciones contractuales por parte del empleador, conllevará a una indemnización, la cual es la misma a la indemnización por despido sin justa causa, la que dependerá del tipo de contrato, el tiempo de servicios, etc.

No sobra señalar dos cosas importantes, la primera es que el trabajador debe de señalar en su carta de renuncia los motivos que lo llevaron a tomar esta decisión, indicando uno a uno los incumplimientos por parte del empleador, pues no tendrá otra oportunidad para alegar que se trata de un despido indirecto y por lo tanto se perdería la posibilidad de recibir la indemnización antes mencionada. La segunda es que la figura del despido indirecto requiere de la declaratoria por parte del juez laboral, quien tendrá que validar que los motivos expuestos por el trabajador en su carta de renuncia son efectivamente atribuibles al empleador.