Warning: Use of undefined constant HTTP_USER_AGENT - assumed 'HTTP_USER_AGENT' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /home/arandaabogados/public_html/wp-content/themes/Divi/header.php on line 1
Indemnización sustitutiva o devolución de saldos - Héctor Jaime Aranda Muñoz - Abogado Tuluá

En la actualidad la ley prevé que si un hombre cumple 62 años o una mujer 57 años y no ha cumplido las semanas requeridas en el régimen de prima media con prestación definida (Colpensiones) o el capital requerido en el sistema de ahorro individual con solidaridad (Fondos Privados), puedan reclamar la indemnización sustitutiva de vejez, en el primer caso, o la devolución de saldos en el segundo caso.

Si bien es cierto que para algunas personas se hace casi imposible pensionarse por vejez debido a que regularmente empezaron a cotizar tarde, esta es una decisión que debe de tomarse con mucho cuidado.

La mayoría de personas olvidan que el sistema de seguridad social en pensiones no solo ampara la vejez, sino dos contingencias adicionales: La Pensión de Invalidez y la Pensión de Sobrevivencia. La pensión de invalidez se adquiere cuando el cotizante es calificado con una pérdida de la capacidad laboral igual o superior al 50%. La pensión de sobrevivencia ocurre cuando fallece el cotizante y le sobreviven personas que la ley les otorga la calidad de beneficiarios del fallecido. Para ambos casos se requiere haber cotizado 50 semanas (un año) continuas o discontinuas en los tres últimos años anteriores a la invalidez o al fallecimiento, según el caso, lo que realmente es un gran beneficio con poca exigencia respecto al número de semanas requeridas.

Regularmente cuando hablamos de pensión pensamos inmediatamente en vejez, olvidando la posibilidad de sufrir en cualquier momento una patología que nos deje inválidos o la posibilidad de que la muerte nos llegue temprano.

Es así como una mala decisión nos puede llevar a recibir unos cuantos pesos y dejar a un lado la posibilidad de devengar una mesada pensional vitalicia en un momento crítico de nuestra vida, o de privar a nuestros beneficiarios de recibir una pensión que garantice su sustento cuando ya no le podamos brindar protección.

La decisión es suya, piénselo.