No es igual ser creyente que ser un buen ser humano,
Las religiones no hacen buenas personas
Por eso no califico a una persona como buena o mala por creer o no creer,
Aunque no todo creyente es religioso.

No es igual ser estudiado a ser educado,
La academia puede dar conocimiento
Pero la forma en que una persona trata a los demás
No necesariamente es directamente proporcional a su nivel de estudios.

No es igual ser inteligente a ser buen estudiante o buen profesional,
La verdadera inteligencia es la capacidad de resolver los problemas cotidianos
De nada sirve un alto coeficiente mental
Si no podemos solucionar los problemas que nos trae la vida.

No es igual ser un simple proveedor a ser un buen padre,
Un hijo no sólo necesita cosas materiales
El amor y el buen ejemplo que se le da a un hijo
Determinan en gran parte la personalidad del futuro hombre.

No es igual ser fuerte a ser un hombre,
Muchas veces la fuerza es mal utilizada
Y con ella se lastima al ser querido
Un verdadero hombre jamás utilizará su fuerza para hacerse entender.

No es igual ser feliz a estar conforme,
La felicidad implica sentirse pleno y realizado
El conformismo lleva a una falsa felicidad
Pues el que no aspira jamás se sentirá realizado.

No es igual que te digan que te aman a que te demuestren que te aman,
Las palabras son ligeras y fáciles de expresar
Aunque suene bonito un “te amo” son los hechos los que demuestran los sentimientos
De nada sirve un “te amo” si ante el primer impase tiras todo a la basura.

No es lo mismo lo uno con lo otro,
No te confundas, piensa e identifica qué es lo verdaderamente importante
El mundo está lleno de engaños
Valora quien te da lo mejor de sí.